UGT exige a los empresarios y a las administraciones públicas que adopten cuantas medidas preventivas sean necesarias para garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores y trabajadoras que mantienen su actividad, dotándoles de los equipos de protección individual (EPIS) adecuados para evitar el riesgo de contagio de COVID-19.

Estamos viendo la falta de estos equipos en muchos centros de trabajo. Sanitarios, sociosanitarios, transportistas sanitarios, limpiadoras, trabajadores del comercio, transportistas y demás trabajadores de los servicios esenciales públicos y privados deben continuar con su actividad durante el estado de alarma y tienen que poder realizar su trabajo con las adecuadas medidas de prevención.

Pero a UGT nos preocupa también el día de vuelta a los trabajos no esenciales: sin protección no puede haber reactivación. Por eso pedimos la puesta en marcha de mesas sectoriales para establecer protocolos en cada tipo de actividad.