Los empleados y empleadas públicos de Instituciones Penitenciarios se concentraron ayer a las puertas del Centro Penitenciario de Brieva (Ávila) para exigir al ministro de Interior, Fernando Grande Marlaska, que sin más dilación solucione el conflicto laboral que desde hace más de un año está presente en el colectivo penitenciario.

El secretario federal de prisiones, Antonio González, calificó de muy crítica la situación que se vive en el interior de las prisiones después de que el secretario general de Instituciones Penitenciarias, Angel Luis González, retirara la propuesta realizada el pasado martes 25 de septiembre y con la que  se pretendía poner solución al conflicto laboral “se ofrecía una negociación real y efectiva” dijo.

Por ello los representantes de UGT prisiones reclamaron al ministro de interior que se siente con los representantes sindicales y ofrezca una solución ya, “porque se ha demostrado que el secretario general de Instituciones Penitenciarias no está legitimado para desbloquear esta situación” añadieron. Pidieron solución al problema de personal que existe, con 3400 plazas vacantes sin  cubrir, a las agresiones que sufre el personal, con una media de una agresión al día, y reclamaron que se paralicen las privatizaciones y se realicen concursos de traslados anuales para los empleados y empleadas penitenciarios.