Han pasado ya doce años desde que UGT comenzara a negociar la jubilación anticipada de los policías locales y autonómicos. Las presiones sindicales de los últimos meses consiguieron al fin el desbloqueo ayer de esta medida en el Congreso, mediante una disposición adicional.

Hoy unos 8000 policías procedentes de todos los puntos de la geografía española se han dado cita en el centro de Madrid para pedir la aplicación efectiva de esta medida. El colectivo de policías locales y autonómicas del país cuenta con unos 70.000 efectivos.

El responsable del sector en UGT, Juan Francisco García Crespín, ha señalado que esta enmienda de última hora supone un triunfo y una buena noticia ante las reivindicaciones de los cuerpos de policías. Crespín ha afirmado que “a los policías ya nos tocaba disfrutar de este legítimo derecho, que va a permitir rejuvenecer las plantillas, crear más empleo neto y dar un servicio más efectivo a la ciudadanía”.

Alrededor de 3200 policías de 60 años deberían haberse jubilado ya, y hay unos 5000 que tienen entre 55 y 60 años.

UGT señala que la enmienda permite desbloquear jurídicamente el proceso, aunque aún faltarían por solventar aspectos administrativos que permitan su implantación.